viernes, 26 de octubre de 2012

Niño en estado vegetativo "persistente": SE RECUPERA

Zach McDaniel

Un niño de 12 años de edad, cuyo médico afirmó que se encontraba en "estado vegetativo persistente" después de sufrir una herida de bala en la cabeza, ahora está hablando y recibiendo terapia física en un Hospital de Dallas, Texas.
El 6 de agosto del 2012, Zach McDaniel recibió un disparo en la cabeza, cuando era un simple espectador que quedó atrapado en el fuego cruzado de un negocio de drogas que salió mal.
Fue llevado de inmediato a una cirugía de emergencia en Abilene, colocado en un coma inducido por drogas, y luego fue trasladado a Cook Centro Médico Infantil de Fort Worth en un ventilador. Tras la transferencia, el personal de Cook afirmo que el pronóstico de Zach era pobre, y que parte de su cerebro había sido eliminado durante la cirugía. Presionaron a los padres de Zach para firmar un formulario de consentimiento de donación de órganos. Sin embargo, un escáner cerebral reveló más tarde que el cerebro de Zach estaba intacto. El personal dijo que debe haber habido falta de “comunicación” entre los dos hospitales.
Pero una semana más tarde, el hospital convocó a un comité de ética, una entidad bajo la ley de Texas que tiene el poder de terminar el cuidado de un paciente después de 10 días. En opinión del Comité cualquier cuidado adicional para Zach sería inútil, y ordenó poner fin a dicho cuidado.
Los Padres de Zach solicitaron al hospital darle tiempo de recuperarse. Pero debido a errores de procedimiento, el comité técnicamente no convoco ni ejecuto su resolución. Tres días después, Zach era capaz de respirar por sí mismo. Sin embargo, ese mismo día, el doctor Zach retiró secretamente alimentos de Zach y agua, luego deslizó una orden de "no resucitar" sin conocimiento ni consentimiento de sus padres.
La deshidratación puede causar, entre otros graves problemas de paro cardíaco. Pero con la orden de no resucitar (DNR) en su expediente, si Zach necesita ayuda, el hospital no haría nada para salvar su vida. Cuando la madre de Zach, Jessica, descubrió el DNR y se dio cuenta que su hijo no estaba recibiendo comida y agua, ella se alarmó y llamo a “Texas Right to Life”  en busca de ayuda.
El Director Jurídico de “Texas Right to Life”, John Seago, aconsejó a Jessica para enfrentar el médico. La eliminación de los alimentos de un paciente y del agua sin la aprobación del comité de ética del hospital es ilegal. Sin embargo, la DNR secreta es legal bajo la ley de Texas. Cuando Jessica se enfrentó al doctor, a regañadientes restableció la comida y el agua y retiro la orden DNR, pero afirmó que Zach estaba en un "estado vegetativo persistente". Dejó en claro que ya no deseaba tratar Zach, y aconsejó a Jessica que encontrara otro lugar para llevar a su hijo. 
Con la ayuda de John, Zach fue trasladado al Centro Médico Infantil de Dallas, donde los médicos tenían esperanzas. Los médicos allí lentamente le quitaron a Zach los sedantes con el fin de sacarlo de su estado de coma inducido por fármacos. Ahora, Zach está plenamente consciente, hablando y recibiendo terapia física. Sobre la recuperación John Seago indico: "Zach tiene a corto plazo y largo plazo la capacidad normal de memoria. Exitosamente se le realizo una cirugía en el cerebro, y la cirugía reconstructiva para reparar su cráneo contra el daño causado por la bala. "En la actualidad, se encuentra en proceso de traslado a un centro de rehabilitación integral para pacientes en los que se le ayudará a recuperar la motricidad fina y la capacidad de caminar de nuevo. Por mantenerse en un coma inducido por drogas durante tanto tiempo su cuerpo tiene que volver a aprender funciones simples. Sin embargo, los médicos esperan que tenga una recuperación física completa, el único daño permanente es que se le debilito la visión en su ojo izquierdo.
Con tristeza hemos de reconocer que hay médicos que justifican la acción de ayudar a terminar con la vida de otro ser humano.
Esto es una tragedia de la sociedad contemporánea, puesto que muchas son las personas que habiendo sido preparadas para curar a los que están enfermos y heridos se han convertido en traficantes de la muerte.


Otras entradas relacionadas con este tema:

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario