miércoles, 8 de junio de 2011

¿Cuándo comienza la vida humana?


Algunos han indicado erróneamente que durante los primeros días después de la fecundación el embrión es un conjunto de células que no se pueden diferenciar.

Los avances en la embriología nos permiten afirmar que desde la fecundación (fertilización) existe un individuo de la especie humana, dado las características fundamentales[1] del cigoto que se señalan a continuación:

1) Se ha determinado por la ciencia que cuando el óvulo y el espermatozoide se funden en una solo célula, denominada cigoto, hay una novedad biológica, esto es así por cuanto al unirse los núcleos de las células germinales (óvulo y espermatozoide) nace algo nuevo: científicamente se sabe que no se ha dado ni se dará una información genética exactamente igual. Ahí está escrito el color de los ojos, la forma de la nariz, etc. Se trata de un ser biológicamente único e irrepetible.

2) En el cigoto hay una individualidad biológica, es una unidad: un todo compuesto de partes organizadas, que tiene un centro coordinador: es el genoma el centro organizador que va haciendo que se den las sucesivas fases en esa novedad biológica de forma armónica.

3) Se inicia un proceso continuo: No existe ningún salto cualitativo desde la fecundación hasta la muerte; no puede decirse que en un momento es una cosa y más adelante otra diferente; todo el desarrollo está previsto en el genoma. Desde la fecundación existe un individuo de la especie humana que se va desarrollando de manera continúa.

4) Desde el punto de vista biológico, todo el desarrollo sucede desde el principio hasta el final de manera autónoma. La información para dirigir esos procesos viene del embrión mismo, de su genoma. Desde el inicio, es el embrión quien pide a la madre lo que necesita, estableciéndose un "diálogo químico".

5) Todo ser vivo pertenece a una especie. El embrión, analizando su cariotipo, vemos que desde el primer momento de su desarrollo pertenece a la especie homo sapiens.

6) Biografía: Todo viviente tiene un pasado, es decir, que no es solamente lo que se ve en un momento dado, sino que todo viviente es lo que ha sido hasta ese momento y lo que será después. Indiscutiblemente la ciencia ha demostrado que la historia de cada uno de nosotros se inició cuando el óvulo de nuestra madre se unió al espermatozoide de nuestro padre.

En concordancia con lo hasta ahora expuesto, la Dra. Natalia López Moratalla, especialista en el tema que goza de reconocimiento mundial, ha dicho: “El proceso que constituye un nuevo ser humano es la fecundación. Con él se prepara la materia recibida de los progenitores para dar una unidad celular con las características propias (el fenotipo) de inicio o arranque de un programa de vida individual; esto es, con capacidad de comenzar a emitir o expresar el mensaje genético del nuevo individuo. El engendrar de los padres, la fecundación natural, acaba tras un delicado proceso, en la formación de una célula con un fenotipo característico, el cigoto, que inicia su ciclo vital.”[2]


Así podemos concluir con el Filósofo Fernando Monge, que “Con la fecundación ya se da la estructura cromosómica individual específica de un nuevo ser humano. Los cromosomas no contienen información alguna para desarrollar características animales no-humanas. Esto es, el organismo humano se diferencia del de los demás animales desde la fase de cigoto y es, desde el principio, un ser específico individual. En el hombre no se da una fase en el que haya algo no-humano. Las distintas fases del desarrollo conllevan un cambio morfológico, pero nunca un cambio de naturaleza.”[3]

Por ello, “A cada ser humano, desde la concepción hasta la muerte natural, se le debe reconocer la dignidad de persona. Este principio fundamental, que expresa un gran “sí” a la vida humana, debe ocupar un lugar central en la reflexión ética sobre la investigación biomédica, que reviste una importancia siempre mayor en el mundo de hoy.” [4]

Notas:

[1] Confrontar con “Estatuto Biológico del Embrión Humano” Javier Vega Gutiérrez, Profesor titular de Medicina,Universidad de Valladolid.

[2] “Fecundación in vitro” Dra. Natalia López-Moratalla, catedrática de Bioquíma, Universidad de Navarra.

[3] “El estatuto ontológico del embrión humano en base a los datos biológicos”, Fernando Monge. Doctor en Filosofía.

[4] Dignitatis Personae, número 1

Reacciones:

6 comentarios:

Se trata de un buen trabajo. Enhorabuena. Además me llegan noticias de que se retira en Costa Rica el plan de fecundación in vitro, si es cierto, una muy buena noticia para la vida.

Hola Francisco Javier,
Espero se encuentre bien. Nos está ordenando la Comisión Interamericana de Derechos Humanos a autorizar la fecundación in vitro en C.R. Por eso hay en la corriente legislativa 3 proyectos de ley con el tema. Ayer se archivó uno de los proyectos pero lo quieren revivir. Sabemos que ganamos una batalla pero que estamos en pie de guerra y quedan muchas otras batallas que librar. Hasta la fecha en mi pais las personas menores de edad tienen derecho a la vida desde el momento de la concepcion. Espero que continue siendo así en el futuro.

Sabemos que nos enfrentamos a una poderosa Multinacional Abortista, que maneja millones de dólares, y presiona a gobiernos, ONGs y Organismos Internacionales.Difunden la cultura de la muerte por sus multimillonarios y poderosos medios de comunicación. Somos algo así como David contra Goliat. Pero la victoria final está de nuestra parte: porque nuestra causa es justa, es la causa del no nacido,del inocente indefenso. El Señor de la vida está con nosotros. Animo.

Muchas gracias por sus palabras! Efectivamente es una lucha de David contra Goliat. Slds.

Publicar un comentario en la entrada