martes, 30 de octubre de 2012

ACTIVISTA PRO ABORTO ACUSADO DE CONDUCTA VERGONZOSA, DESHONROSA Y POCO PROFESIONAL



Dr. Norman Barwin, un prominente activista pro-aborto que dirige una clínica de fertilidad en Ottawa, está bajo investigación por parte  del Colegio de Médicos y Cirujanos de Ontario (CPSO), en medio de denuncias, en razón de que en repetidas ocasiones ha inseminadas a mujeres con el semen equivocado, posiblemente, incluso los suyos.
El Colegio de Médicos y Cirujanos de Ontario ha acusado a Barwin por conducta "considerada por los miembros razonablemente como vergonzosa, deshonrosa o poco profesional", según informó el “Ottawa Citizen”
Barwin es fundador y presidente de un grupo canadiense defensor del aborto y del "derecho a elegir", el cual ofrece una beca para estudiantes graduados que están "comprometidos con los valores pro-aborto" y están involucrados en "la investigación sobre la salud sexual y derechos reproductivos".
Además, es ex presidente de la “Sociedad de Fertilidad de Canadá”, de la “Federación de Planificación Familiar de Canadá” y de “Planificación de la Familia de Ottawa”, y recibió la Orden de Canadá por su contribución a la "salud reproductiva de la mujer."  Su biografía también señala que "estableció la primera escuela secundaria con una clínica de planificación familiar en 1982, que se ha establecido en otras 10 escuelas secundarias".
Nacido en Sudáfrica, Barwin llegó a Ottawa en 1973 y abrió su centro de fertilidad en la década de 1980. Se especializó en ginecología, pero nunca llegó a ser un ginecólogo certificado en Canadá, pues reprobó el examen.
La investigación realizada por el Comité de Disciplina CPSO se deriva de acusaciones contra Barwin de inseminar artificialmente a mujeres con el esperma equivocado, bajo la sospecha de que el esperma que usó fue la suya.
En el año 2010, dos familias lo acusaron de usar esperma equivocada cuando sus hijos fueron concebidos en 2005 y 2007, respectivamente. Las demandas afirman que los dos niños, biológicamente no tenían ninguna relación con los hombres que donantes de la esperma.  En ambas demandas se pidió a la corte que ordenara a Barwin someterse a pruebas de ADN "para descartar definitivamente la posibilidad de que él es el donante cuyo esperma se utilizó".
En 2010, The Globe and Mail informó sobre un caso de mediados de los 90, en  que una pareja de lesbianas fue a Barwin para concebir un hijo. Al año siguiente, demandaron al médico por presuntamente inseminar a una de las mujeres con el esperma equivocado. The Globe informó que el caso fue resuelto fuera de los tribunales.
Otro incidente, se remonta a 1985, cuando una mujer fue a su clínica de fertilidad para ser inseminada con el esperma de su marido. La mujer dio a luz a un hijo, pero las pruebas de ADN demostraron que el esposo no es el padre biológico del niño.
El Colegio de Médicos y Cirujanos de Ontario no ha fijado una fecha para la audiencia de disciplina de Barwin, sin embargo, los informes del "Ottawa Citizen" indican que Barwin ha cesado en la práctica de la inseminación artificial y la inseminación intrauterina en su clínica.
No me sorprende que una persona pro aborto esté relacionado con las técnicas de reproducción humana asistida. Lo que los une a ambos grupos es la falta de respeto a la dignidad del embrión humano y en consecuencia a todos sus derechos, incluyendo el derecho a la vida.
Todo acto médico debe ser respetuoso de la dignidad de los seres humanos, en este sentido, cuando un médico desea ayudar a un matrimonio a concebir, debe dirigir su ayuda para que el acto sexual normalmente realizado entre los cónyuges pueda conseguir el fin deseado de concebir un hijo.
Las de técnicas reproducción humana asistida presentan por ello gravísimos problemas morales, relacionados al respeto debido al ser humano desde su misma concepción y a la dignidad de la persona, de su sexualidad y de la transmisión de la vida.-

Sobre el tema también puede leer: El lado oscuro de la FIV

Reacciones:

1 comentarios:

Simplemente es un pervertido...

Publicar un comentario