domingo, 23 de octubre de 2011

NIETA LO DESPERTO DE COMA

David Russel y su esposa Hellen
En Bristol, Inglaterra una amorosa esposa sacó a su marido de un estado de coma de 15 dás con sólo tres palabras que hicieron la magia: "¡Ya eres abuelo!"
Helen Rusell, se mantuvo en vigilia en el hospital donde estaba internado su esposo David, quien se pensaba estaba a las puertas de la muerte.
David, que es granjero de oficio, estaba reemplazando los canales de agua del techo de su granero, cuando se resbaló de la escalera, cayó cuatro metros y se golpeó la cabeza en el piso de concreto.
El entró en coma luego que los cirujanos le hicieron un operación de  5 horas, para removerle un coágulo de sangre que era mortal. 
Los médicos pensaban que era poco probable que David pudiera sobrevivir a la difícil operación pero cuando no despertó, pensaron que en el mejor de los casos, tendría un severo deterioro por el daño que sufrió en su cerebro por la caída. 
Durante más de dos semana, su esposa Helen estuvo sentada al lado de la cama de David, esperando encontrar signos de vida que le confirmaran que no estaba muerto neurologicamente. 
En medio de la tragedia que estaban viviendo, nació Edie la bebé que la nuera de David y su hijo Edward, estaban esperando. 
Hellen  recuerda que en el hospital le susurró al oído de David: "Ya eres abuelo. ¡Vamos, abuelito! ¡Tienes que despertar ahora! ¡Tienes que hacerlo, vamos! "
Edie la nieta de David y Hellen

Repentinamente el empezó a salir del coma, abrió los ojos y le parpadeó a su esposa. La alegría que la familia siente con el nacimiento de la nieta y la recuperación del abuelo no puede describirse con palabras. 
David, empezó terapia psicológica, y sus médicos en el Hospital de Bristol, estiman que se podrá recuperar totalmente. 
David relata cuando su hijo y su nuera le llevaron a la pequeña Edie para que el pudiera conocerla: "Fué fantastico conocer a Edie y tengo que darle las gracias por salvarme la vida... Cuando sea mayor le contaré como me ayudó a despertarme del coma"
Desde Costa Rica, sinceramente nos alegramos y unimos al gozo que siente la familia Rusell. Lo sucedido a ellos nos da ocasión de reflexionar sobre los derechos y valores inherentes a toda persona humana, en especial sobre la dignidad intrínseca del ser humano y su derecho inalienable a la vida. 
Conviene recordar que la palabra "dignidad" significa fundamental y primariamente "preeminencia", "excelencia". "Digno es aquello por lo que algo destaca entre otros seres, en razón del valor que le es propio. De aquí que hablar de la "dignidad de la persona" es una redundancia intencionada, para resaltar o subrayar la especial importancia de un cierto tipo de seres"[Angel Rodríguez, “La persona humana, algunas consideraciones”].
En cuanto al derecho a la vida, sabemos que es el primero y más fundamental de todos los derechos humanos, porque sin ella no se puede ejercer ninguno de los otros derechos humanos. Así, nadie debe disponer de la vida  de otra persona.  
 ¡Aplaudimos el amor familiar con que se acogió a David y los cuidados médicos que se le brindaron!

Aquí puede leer otras entradas del blog que se relacionan con la dignidad del ser humano y el derecho a la vida


 

Reacciones:

2 comentarios:

Que historia tan linda¡ y no hay duda que un niño es una gran alegria y una gran Bendicion ;)

Gracias Madre Novata! Efectivamente todo niño es un don de Dios! Un abrazo!

Publicar un comentario