lunes, 12 de marzo de 2012

Niños no Nacidos se curan a sí mismos en los primeros días de vida


Reciente estudio presentado en la reunión anual de la "Sociedad Europea de Embriología y Reproducción Humana", muestra que en los primeros cinco días de su existencia, el embrión humano tiene la capacidad de curarse a sí mismo de anomalías genéticas.

El profesor William G. Kearns dijo en la reunión anual de la Sociedad Europea de Reproducción Humana y Embriología que un embrión de tres días de edad, con un número incorrecto de cromosomas (conocido como "aneuploidía") fue capaz de experimentar "un proceso dinámico de normalización genética", así al quinto día, cuando había llegado al estadio de blastocisto, se había convertido en euploide, con el número correcto de cromosomas.
Este es un proceso sorprendente de curación dirigido por el propio embrión. Los científicos están ahora dedicados a la investigación para determinar cómo el embrión corrige sus problemas genéticos. Este es un hallazgo significativo porque apunta a otra forma en la que el ser humano se desarrolla desde sus inicios, como lo hacen todos los seres humanos, buscando la madurez del cuerpo. Para otros ejemplos ver a Maureen Condic autora de ¿Cuando comienza la vida humana: una perspectiva científicaEn el documento explica que uno de los primeros actos del ser humano para protegerse de otro espermatozoide es cambiando la capa exterior de la célula.  
No podemos dejar de maravillarnos, al comprobar que el jovencísimo ser humano se protege y se cura a sí mismo incluso en los primeros momentos de su existencia.
Este estudio también tiene implicaciones significativas para la práctica de fertilización in vitro que a menudo implica «El diagnóstico preimplantatorio."
La diagnóstico genético de pre-implantación se refiere a la extracción de una célula de un embrión en desarrollo y la evaluación de esta para detectar anomalías cromosómicas. Si los resultados del diagnóstico indica que el embrión es normal, entonces se somete a la transferencia uterina o bien, se congela para posible uso futuro.  
En los casos en que el diagnóstico indica que cromosómicamente no es normal, la práctica es descartar el embrión correspondiente. 
Este acto es inmoral, pues todo ser humano debe ser tratado con la dignidad y el respeto debido a cada miembro de la especie humana. 
Ahora bien, el estudio revela que a menudo la práctica de descartar embriones (aunque sea por el motivo inmoral indicado) es INNECESARIA, ya que el 64% se curaron completamente.
Por último, cabe señalar dos problemas importantes con el estudio:
  • La primera es que la fertilización in vitro es en sí misma moralmente objetable, ya que ofende a los legítimos derechos del niño y porque ofende a la relación entre marido y mujer por la separación de la procreación del acto conyugal. 
  • En segundo lugar, la forma en que se realizó este estudio es problemático, porque (entre otras razones) los investigadores para llegar a sus descubrimientos analizan cada embrión, matándolos en el proceso.

A manera de conclusión, hago mía esta afirmación: "En realidad es extremadamente preocupante que la investigación en este campo se dirija sobre todo a conseguir mejores resultados en términos de porcentaje de niños nacidos respecto al número de mujeres que inician el tratamiento, pero no parece efectivamente interesada en el derecho a la vida de cada embrión."( Dignitas personae n.14)


Otras entradas relacionadas con el tema:
¿Cuando comienza la vida?

¿Que es el embrión humano?

SOBRE LA DIGNIDAD DEL SER HUMANO

EL DERECHO A LA VIDA DEL EMBRIÓN HUMANO

El interés superior del niño y los derechos del cigoto










Reacciones:

2 comentarios:

Claro que sí, porque desde el momento de la concepción son seres humanos nacidos. El embrión, desde su concepción, es un ser humano vivo, ¿no es así?, por lo tanto es un ser ya nacido a la vida, claro, dentro del seno de su madre, pero nacido.

Luego, más tarde nacerá al mundo de la luz, este mundo planetario al que ha estado oculto, por decirlo de alguna manera, en el vientre de su madre, pero indudablemente ya nacido a la vida.

Por lo tanto, desde que nace, como es un ser humano vivo, dentro del seno de su madre, tiene todos los derechos de un ser humano, y, por consiguiente, derecho a que se le respete su vida.

Por eso debemos de llamar las cosas por su nombre, y no decir no nacido, porque de no ser nacido, todavía no tendría derecho a la vida, puesto que no la tiene. Ya sé que no lo entendemos así, pero debemos decir, al menos yo así lo creo, que son seres vivos, ya nacidos, desde el momento de su concepción. A mí me parece esto muy importante.

Un fuerte abrazo en Xto. Jesús.

Gracias por el comentario. Te entiendo perfectamente Salvador. No existen seres humanos de diferente categoría. Todos tenemos derecho a la vida, tanto dentro como fuera del útero materno. El asunto es que de ordinario llamamos nacer al alumbramiento. Evidentemente el niño en el vientre materno, durante todo su desarrollo está vivo, luego nació a la vida no al momento de nacer, sino desde la concepción. Un abrazo.

Publicar un comentario