martes, 10 de abril de 2012

POCO ÉXITO DE LA FIVET Y LA ICSI



En Italia, el último Informe del Ministerio de Sanidad (publicado el 28 de junio de 2011, con los datos del año 2009) refleja que las dos técnicas más utilizadas en Italia son la fecundación in vitro con transferencia del embrión (FIVET) y la inyección del espermatozoide en el citoplasma del ovocito (ICSI).  El informe arroja las siguientes cifras:
 43.511 parejas comenzaron un ciclo de FIVET o ICSI
        se utilizaron 285.042 ovocitos (óvulos), un promedio de 6,6 por extracción.
        se fecundaron in vitro 121.866 embriones
 91.921embriones fueron transferidos de la probeta al útero materno
 7.337 embriones pasaron al congelador
         los embarazos iniciados efectivamente fueron 10.545
         los partos fueron 6.777
        los nacidos vivos: 8.452 (los nacidos son más que los partos por los partos múltiples)
Esto significa que sólo el 15,6% de las mujeres que comenzaron el proceso han conseguido un hijo. La gran mayoría ha sufrido una frustrante y costosa decepción.
Si analizamos los resultados desde el punto de vista del embrión, significa también que el 93,1% de los seres humanos producidos en el proceso se pierden en el camino, porque sólo 6,9% de los embriones llegan a ver la luz en un parto.
Es decir, cada nacido vivo mediante las técnicas de reproducción asistida “cuesta” más de 13 embriones que no llegan a nacer.
Es difícil de justificar, que para satisfacer el deseo de tener un hijo, se consienta en una técnica que elimina otros trece hijos.
Las técnicas de reproducción asistida no respetan ni la dignidad ni la vida humana del niño concebido.
Con frecuencia, las personas deciden recurrir a estas técnicas, sin estar conscientes o sin información suficiente de lo que sucede.
Pienso que muchas personas que acuden a estas técnicas las rechazarían si estuvieran bien informados.

Sobre la dignidad y los derechos del embrión humano puede leer estas entradas:


Reacciones:

1 comentarios:

Publicar un comentario