domingo, 15 de abril de 2012

¿Padre de 600 hijos?

Barry Stevens, junto a una foto de Bertold Wiesner

Recientemente The Telegraph informó que un médico británico podría ser el padre de más de 600 niños al usar su propia esperma en una clínica de fertilidad en Londres.

El cineasta de Toronto, Barry Steven junto con David Gollancz, --ambos hijos biológicos del Dr. Bertold Wiesner—, investigaron los registros de las mujeres tratadas por el Dr. Wiesner, y encontraron que más de dos tercios de los niños concebidos en esa clínica podrían ser sus hijos.


El Dr. Wiesner y su esposa Mary Barton eran propietarios de la clínica a inicios de 1940 y hasta mediados de 1960, ofrecían  un banco de esperma de donantes inteligentes a esposas de hombres infértiles de clase social mediana-alta. 

La Dra. Barton dijo en 1959 en un foro gubernamental de inseminación:
"Verifico raza, color y estatura; y todos los donantes son de un banco inteligente.  Yo no acepto un donante salvo que éste sea al menos un poco mejor que el promedio. Si usted va a hacer esto deliberadamente [crear un hijo], usted tiene que poner normas más altas que las normales"
En aquella época se pensaba que la esperma provenía de muchos de los contactos del Dr. Wiesner. Ahora se descubrió que cuando no había donante, la esperma provenía de sí mismo.


Ya en el año 2001 se había descubierto que uno de los donantes de ésta Clínica, Derek Richter, un neuro-químico, era el padre de más de 100 niños ahí concebidos.


La señora Barton destruyo muchos de los registros médicos, lo que significa que la mayoría de las personas concebidas de ésta forma no tienen idea de cual es su verdadera familia ni de cuales son sus lazos con sanguíneos.


David Gollancz, dijo al Daily Mail que se opone a la donación anónima y que desea ver el nombre del donante de esperma ó de óvulo en cada certificado de nacimiento.
"La mayoría de los padres donatarios no le dicen a sus hijos que fueron concebidos de ésta forma, lo que les imposibilita buscar a sus progenitores. Las personas tienen el derecho de conocer su propia historia."
En la donación de óvulos y esperma, pienso que lo idóneo es prohibirla, como lo hace Austria, dado que evidentemente crea cuestiones complejas de carácter ético y social, pues ha de tenerse en consideración siempre la dignidad humana y el interés superior de los niños, así como el mal uso y/o abuso de éstas técnicas y las repercusiones negativas que puedan tener.

Otras entradas relacionadas con el tema: 

Reacciones:

2 comentarios:

Estas aberraciones son consecuencia de abrir las puertas a prácticas contrarias a la dignidad del ser humano. Abolir estas leyes permisivas es dificil y sólo se conseguirá cuando seamos muchos los ciudadanos dispuestos a NO votar a ningún partido que permita la FIV, el aborto, la seleccion embrionaria, etc.

Totalmente de acuerdo con Elige la Vida. Todas estas prácticas contrarias a la dignidad del ser humano deben ser derogadas. So pretexto de un fin bueno, que una mujer pueda ser madre, se ha recurrido a medios malos. Gracias por tu opinión.

Publicar un comentario