martes, 13 de diciembre de 2011

MI PAPI SE LLAMA DONANTE


Según informa LifeSiteNews sólo hay cuatro cosas que Alana Stewart sabe de su padre: tiene cabello rubio, ojos azules, un título universitario y es el donante de esperma número 81, número que le asignó el Banco de Esperma, donde su padre vendió la mitad del código genético de Alana.

Ella es una de los niños concebidos --aproximadamente entre 30.000 a  60.000--, cada año en los Estados Unidos a través de la donación de esperma. Ella misma es una ex donante de óvulos, pero hoy en día Alana critica fuertemente la práctica, que ella llama "el violento acto de compra y venta de un niño."

Su historia, --que aparece en el documental próximo a estrenarse "Anonymous Father’s Day" (Día del Padre Anónimo)--, se está convirtiendo cada vez más común. Muchos de los niños concebidos a través de la donación de esperma ya son adultos, y algunos de ellos están hablando en contra de la práctica que les dió a su existencia.

Sus historias están revelando que la experiencia de ser un niño concebido mediante donante de gameto no es lo que muchos defensores de la tecnología esperaban que fuera.

Se suponía que estos niños tenían que pensar que su padre era el hombre casado con su madre y su padre biológico era el hombre que se masturbó en un banco de esperma y se llevó un cheque de US$75. Pero de acuerdo con Alana, el asunto no es tan sencillo.

"La ausencia del padre biológico es imposible de ignorar, porque su presencia es imposible pasar por alto cuando uno vive en una versión de su cuerpo y piensa con una versión de su cerebro", declaró Alana a LifeSiteNews. "Me siento muy alejada no sólo de mi padre, sino también de toda mi familia paterna".

Jennifer Lahl, la directora de "Anonymous Fathers Day", dice que creó el documental para dar voz a gente como Alana Stewart, cuyas preocupaciones son a menudo pasadas por alto en un debate que tiene profundas implicaciones para sus vidas e identidades.

"Todos nos preocupamos principalmente por las personas que desean tener un bebé y en cómo podemos ayudar a la gente que quiere un bebé a tener un bebé", observó Lahl. Pero, continuó, es necesario que los futuros padres y los políticos responsables piensen en "las grandes implicaciones de la tecnología reproductiva".

Para Alana Stewart, las consecuencias han incluido una sensación de abandono por parte de su padre biológico y una relación difícil con el hombre que la crió.

En la película de Jennifer Lahl, Alana recuerda lo que fué ser criada por su madre y el hombre al que se refiere como "el primer marido de mi mamá." Había un contraste notable entre la relación que él tenía con Alana y la relación que él tenía con la hermana adoptiva de Alana.

"En la educación de mi hermana, él se sintió como un verdadero padre", relata. "En mi caso, mi relación biológica con mi madre sólo hizo hincapié en lo que yo no tenía en común con él."

Cuando el matrimonio se vino abajo, Alana recuerda, que él luchó por la custodia de su hija adoptiva, pero no por la de Alana.

Barry Stevens, otro de los entrevistados de la película, tiene una historia similar que contar. Stevens no se enteró de que fue concebido a través de un donante de esperma sino hasta que el hombre que creía era su padre biológico falleció. Él dice que incluso antes de la revelación, él y su hermana había notado que algo andaba mal.

"Tuve la sensación de que realmente él no se sentía como mi padre", explicó Stevens. "Y mi madre confirmó más tarde esto. Y era un gran secreto en la familia, y creo que ésto nos hizo daño."

La crisis de identidad que esta situación creó en Alana Stewart y Barry Stevens, es un problema que comunmente se reporta por parte de los hijos concebidos mediante esperma donada.

"My Daddy’s Name is Donor" (El nombre de mi papá es Donante), un informe publicado el año pasado por la Comisión sobre el Futuro de la Familia, encuestó a adultos jóvenes concebidos por donación de esperma y compararon sus respuestas con las planteadas a jóvenes hijos de padres adoptivos y de padres biológicos.

El estudio encontró que el 43% de la descendencia de los donantes, frente al 15% de los niños adoptados y el 6% que fueron criados por los padres biológicos, estaban de acuerdo con la afirmación: "Me siento confundido sobre quién es un miembro de mi familia y quién no."

Por otra parte, el 48% de los hijos de donantes, en comparación con sólo el 19% de los niños adoptados estaban de acuerdo con la frase: "Cuando veo a mis amigos con sus padres biológicos y madres, me siento triste."

De acuerdo con Jennifer Lahl, las diferencias entre hijos adoptivos y los niños concebidos de donantes no debería ser sorprendente.

"En el caso del niño adoptado, hubo alguna razón por la que los progenitores no pudieron quedarse con ellos y mantenerlos, en contra de la situación de las personas concebidas mediante donación de gameto, en la que alguien da una parte de su cuerpo, sus óvulos o sus espermatozoides, sin pensar que de ellos nacerá un hijo".

Sorprendentemente, el informe también encontró indicios de una correlación entre la concepción de un donante de esperma y el fracaso del matrimonio.

El 27% de los padres de hijos de donantes están divorciados en comparación con sólo el 14% de los padres de los niños adoptados. El número de matrimonios con hijos de donantes que fracasa es sólo ligeramente superior a la tasa de fracaso de un matrimonio con hijos biológicos(un 25%).

Como señala el estudio, la comparación con los padres adoptivos es más significativa porque la mayoría de las parejas no tienen en cuenta la tecnología de la fertilidad o adopción sino hasta más tarde en la vida, cuando los matrimonios tienden a ser más estables.

Para Alana Stewart, el hallazgo es consistente con su propia experiencia. "Las madres pueden decir cosas como, 'Bueno, de todos modos no es tu hija/o.' Así el padre se siente permanentemente inseguro sobre su lugar y papel en la familia."

Añadió que recurrir a la donación de esperma o de óvulos para concebir un hijo puede ser evidencia de una actitud "materialista" por parte de la pareja. "Son personas que tienen dificultades para aceptar no tener algo y con frecuencia ponen sus propias necesidades antes que las de los demás , es decir, su necesidad de tener un hijo antes que la necesidad de sus hijos a conocer sobre su padre/madre, y estas personalidades a menudo fracasan en el matrimonio."

A pesar de la angustia que muchos de los niños concebidos por donantes atribuyen a las circunstancias de su concepción, el informe encontró que la mayoría, el 61%, aún aprueban la práctica.

"Yo a esto lo llamo dar valor. Es lo que me llevó a vender mis propios huevos ", dice Alana Stewart. "La mayor parte de los concebidos por donantes aprueban la práctica, sobre todo porque de no hacerlo estarían cuestionando los valores de sus progenitores, tienen miedo de ser rechazados si rechazan esos valores, y no han tenido el tiempo, el espacio, la inspiración para reflexionar sobre esto".

El 40% restante, sin embargo, habla cada vez más. Alana Stewart ha fundado un sitio web, anonymousus.org, que proporciona un foro donde todas aquellas personas cuyas vidas han sido afectadas por la concepción a traves de donantes de gametos, pueden lidiar con los problemas que ésta forma de haber sido concebidos plantea.

JenniferLahl dice que espera que la película pueda a facilitar un diálogo similar, tanto en la plaza pública y en la legislatura. Dice que existe la necesidad de examinar las "implicaciones políticas" que estas preocupaciones deberían tener, ya que "ahora mismo en los Estados Unidos más o menos, todo vale. Si usted tiene dinero, puede pagar el médico y el laboratorio para hacer lo que quieras. "

En la Asamblea Legislativa de Costa Rica, actualmente se están conociendo 4 proyectos de ley que permitirian la donación de gametos, con todas las implicaciones y problemas que esto generaría.-

Le recomiendo ver el vídeo del "trailer" del documental que se estrenará en enero del 2012



Otras entradas relacionadas con el tema:




Reacciones:

10 comentarios:

Este tema es muy delicado, al principio decia porque no¡¡¡??? pero al ver la narracion de un hijo con padre donante, deja mucho que pensar. Cuando queremos ser madre muchas veces no pensamos en eso, solo queremos ser mamas, dar vida y sentir a tu hijo al lado, pero cuando llega el dilema de que no lo puedes hacer naturalmente, te llegan a la mente miles de posibilidades que hoy dia existen en el mundo y dentro de ellas esta es una, leyendo esta historia me doy cuenta que hay sentimientos encontrados, pues como mujer te haces madre, crias a tu hijo le das amor, pero cuando tu hijo crece el quiere saber donde esta papá? o como vino al mundo y al enterarse vemos que le quedara un sentimiento un poco amargo¡¡¡ no es normal........ y este tema es un dilema yo la verdad no me declaro a un no ni un si porque todos dos tienes sus pros y sus contras...... Alexandra, gracias por compartir.... ;)

Gracias por tu comentario Madre Novata. Este es uno de los temas más dificiles. El fin bueno, en este caso ser padre o madre, puede llevar a las personas a olvidarse de reflexionar si el medio que están usando para alcanzar ese fin es el idoneo o no. No juzgo a las personas que han recurrido a esos métodos. Si creo que como sociedad debemos reflexionar y pensar en los niños y niñas, en su futuro. Hasta el momento lamentablemente la mayoría de las sociedades solo han pensado en los adultos y en su deseo de procrear... sin pensar en las consecuencias. Un abrazo!

Entonces ayúdennos a las solteras mayores de 25 años que no tenemos pareja a conseguir una pareja. Porque hablan de "lo que está bien" y "lo que está mal" pero nadie llora conmigo mis soledades, nadie me ayuda, nadie me presenta un terapeuta que me puede atender con facilidades de pago, para poder lidiar con mis ansiedades y con el temor que siento de quedarme sola. Muchas mujeres encuentran en la inseminación artificial su opción ante la falta de pareja causada por la alergia al compromiso de los hombres y por la plaga de homosexuales que hay. Se considera al pobre niño "víctima" de una madre "egoísta" pero nadie considera a las mujeres que nos enfrentamos al MONSTRUO de la soledad y al temor de no podernos realizar como madres por la falta de hombres. Ofrézcanos opciones viables, que no sea la adopción porque no es lo mismo. Las solteronas "que se apañen como puedan".

Laura,
Gracias por leerme y tomarte el tiempo de escribir un comentario.
Respeto tu opinión, pero no la comparto. Tener un hijo, no puede ser considerado una solución o terapia, para los problemas de las personas adultas que se sienten solas, o tienen ansiedades, etc. En mi opinión nadie, tiene "derecho" a otra persona, porque considerar la persona deseada como un "derecho" la coloca en condición de objeto, no de sujeto de derecho. Lo valioso del documental, es que permite a los hijos producidos con donantes de gametos hablar. Reitero que como sociedad es necesario reflexionar el impacto de las técnicas de reproducción humana asistida en los seres humanos que se están creando, particularmente si se tiene en consideración que el INTERES SUPERIOR DEL NIÑO debe privar sobre los deseos de los adultos. En cuanto a la adopción, pienso que es una excelente oportunidad tanto para los niños como para los padres y madres adoptivos. Saludos!

¿Entonces qué alternativa me queda más que la muerte? Yo me imagino mi vida así, o con familia o muerta. Interés superior del menor, claro, entiendo su punto, pero me interesa no vivir como una fracasada social y amorosa, no vivir como la señora de los gatos. Si no tengo una razón para vivir ¿para qué vivir entonces? ¿Qué hago contra la desesperación que siento cada noche porque NO ENCUENTRO PAREJA? ¿Quién me seca las lágrimas? ¿Quién me ayuda a sobrellevar mis ansiedades? Y no me salga por favor con el cuento de Jesucristo, porque ese es invisible. Usted habla sólo de los menores pero ¿cómo defiende a las personas solas? ¿Qué defensa tenemos si hemos sido olvidados por el mundo y no nos queda más que desear o buscar la muerte?

Y no tengo interés en cuidar niños ajenos. Tengo interés en cuidar MIS GENES, MI HERENCIA GENÉTICA. El tiempo me está pasando por encima. Bordeo peligrosamente los treinta años y no tengo pareja, ni novio, ni pretendientes, ni amigos. No tengo ninguna razón para vivir. Veo a mis amigas y compañeras de mi edad casarse, ser mamás o tener sus novios con planes a futuro y yo me quedo rezagada, como las sobras de la vida, deseando sus vidas con toda mi alma, o la muerte si no hay alternativa. No quiero adoptar, quisiera enamorarme, casarme, saber lo que se siente llevar una vida dentro de uno, amar a un hijo de las entrañas más que a uno mismo. La carne de mi carne sería mi razón para vivir. Un niño ajeno no se quiere igual que uno propio, jamás.

Gracias Ana Laura, por dejar tus comentarios en mi blog.
Me llama la atención que me señales que no te dé un consejo religioso.
Yo no estoy hablando de religion. Yo estoy hablando de ética.
Citando a Rafael Gómez Pérez, pienso que la ética no es una cosa abstracta, desligada de la vida. Todo lo contrario. Continuamente estamos dando juicios éticos. Por ejemplo:
¿Es bueno o es malo dominar de tal modo la naturaleza, de forma que la técnica estropee o arruine totalmente lo que tiene que ser el ámbito y el paisaje del hombre?
¿Es bueno o es malo considerar la vida humana como algo de lo que se puede disponer caprichosamente? ¿Qué decir de la tortura? ¿Qué decir del aborto?
¿La vida humana es algo que pertenece a cada persona o la sociedad o el Estado pueden disponer de ella? ¿Qué juicio moral hay que dar sobre la pena de muerte?
Sabemos que la libertad es un valor humano. Sin embargo, ¿hasta qué punto es ético permitir que la libertad de unos se emplee en dañar a los demás?
En el trato interpersonal, en las relaciones en el seno de la familia, en las relaciones de trabajo, en la vida política, en las relaciones internacionales se plantean continuamente problemas éticos o morales.
Reitero que la entrada busca que como sociedad reflexionemos sobre el impacto de las técnicas de reproducción humana asistida en los seres humanos que se están aplicando, particularmente si se tiene en consideración que el INTERES SUPERIOR DEL NIÑO debe privar sobre los deseos de los adultos.
En lo personal, no te conozco lo suficiente como para decirte que debes hacer o no hacer.
Me limito a contarte mi experiencia personal, me case deseando tener una familia numerosa, pero por un problema de infertilidad los hijos no venían. Me ofrecieron un niño para ser adoptado, y aunque yo quería adoptarlo, mi esposo no quería adoptar. Durante esos años, aprendi que hay muchas formas de amar y entregarse a los demás. También conozco muchas personas que sin tener un compañero o compañera a su lado han buscado ese amor y entrega a los demás de diferentes maneras. Sinceramente, yo no se que es lo mejor para vos. Por lo que escribes, se nota que quieres dar mucho amor. Eres muy joven aún. Te animo a buscar algo en que puedas realizarte... pero una cosa estoy casi segura... que nunca llegarás a ser "la señora de los gatos" porque de lo poco que te conozco me pareces un torbellino! (uno bueno! jeje ) Un abrazo!

Yo nunca donaría mis óvulos, más que nada porque me pasaría la vida pensando: ¿Tendré algún hijo perdido por ahí? :S

Hay bancos para donar semen en costa rica

Creo que la clave es que NO sea anónimo para que se pueda contactar al padre luego si es necesario (solamente). El donador debe estar anuente a esto. Las invito a visitar una nueva pagina en Costa Rica de este tema: http://on.fb.me/1adOSHA y también mi perfil de donador para mas info http://on.fb.me/15sMzif yo no seria donador anónimo por que me parece que es derecho del niño saber si quiere luego quien es su papa biológico.

Quedan invitadas para conocer mas de los 3 metodos para donar esperma

Publicar un comentario