martes, 20 de diciembre de 2011

"Mi madre me abortó"


El cantante de Gospel Fred Hammond compartió una historia de gran alcance en el programa de radio Donnie McClurkin recientemente.

Su madre lo abortó, el aborto falló, e incluso ella regresó a la clínica por segunda vez para volver a abortarlo, pero en esta segunda oportunidad, en la mesa de abortos ella cambió de opinión.

Fred Hammond contó el relato que su madre le hiciera en lágrimas, apenas 3 meses antes que ella falleciera. Ella le dijo: "Fui a la clínica, era ilegal hacerlo en los años 50 y 60, y te aborté. Y se suponía que Yo tenía que ir a casa y tener una "perdida" (un aborto involuntario) y regresar a la clínica contigo en una bolsa... Ella dijo, me practiqué el aborto, había sangre, me levanté, me fuí a mi casa, pasaron dos días y nada, tres días y nada. Ella decidió regresar (a la clínica) y dijo: Yo creo que no funcionó."

"Ellos dijeron: no todavía está ahí, lo vamos a conseguir en esta ocasión. Y ella se acostó ahí y ellos trajeron los instrumentos, ella me dijo que sintió como que Dios la iba a matar, ella se levantó y salió corriendo, y se puso su ropa."

Hammond terminó su relato indicando: "He aquí por qué yo no tengo tiempo para "jugar iglesia" (en inglés "play church") al final del día, cuando se suponía que debía ser desechado, y los instrumentos entraron para matarme, para aplastar la cabeza o lo que sea que se supone que ellos iban a hacer, el Señor tomó su mano, empujó ahí, y me empujó a a mi para estár fuera del camino (del instrumento). Y pensaron que me habían matado. Pero al final del día, Dios tenía un plan para una situación rota. (...) No soy mejor ni peor que nadie, solo les digo ahora que Dios me ha escogido para hacer algo y yo lo voy a hacer lo mejor que mis habilidades me permitan hasta que pueda"

No se porqué el relato de Fred Hammond me recordó la respuesta de la Madre Teresa de Calcuta, cuando le preguntaron ¿porque no hay cura para el SIDA? Ella respondió que quiza a la persona que la va a desarrollar, no lo han dejado NACER.

Cada ser humano, en su singularidad es único e irrepetible y tiene algo que aportar a la sociedad. Cada vez que se aborta la sociedad es menos rica pues pierde todo lo que ese ser humano podía darle.

En palabras de Jacinto Benavente: "En cada niño nace la humanidad"

Aquí puede ver en video el relato de Fred Hammond


Otras entradas relacionadas con el tema:

REFLEXIONES SOBRE STEVE JOBS
STEVE JOBS: ME ALEGRO DE NO HABER SIDO ABORTADO


Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario