martes, 31 de mayo de 2011

¿Pueden ser matrimonio las uniones homosexuales?


En Costa Rica se encuentran presentados varios proyectos de ley, que pretenden equiparar las uniones homosexuales al matrimonio, el tema ha ido ganando votos en la Asamblea Legislativa, a pesar que la mayoría de los costarricenses se oponen a esos proyectos de ley.

Recientemente, la comunidad gay, para llamar la atención de la prensa, han promovido que dos hombres soliciten, a un Juzgado de Familia que los casen, a pesar de que todos sabemos que ese matrimonio está prohibido por el Codigo de Familia. Así las cosas, conveniente reflexionar sobre el tema.

Algunos dicen que es discriminatorio que los homosexuales no puedan casarse, pero se equivocan, porque a nadie se ofende cuando se tratan en forma distinta situaciones que de hecho son diferentes. No atribuir el estatus social y jurídico de matrimonio a formas de vida que no son ni pueden ser matrimoniales no se opone a la justicia, sino que, por el contrario, es de justicia que al matrimonio se le de un trato distinto: único.

La afirmación de que una pareja homosexual constituye un matrimonio es absurda si se tiene en consideración que la institución del matrimonio lo que pretende es asegurar la estabilidad social, la renovación de los miembros de la sociedad y la educación de las generaciones futuras, lo que no se da en una relación homosexual. Si dos personas homosexuales desean hacer pública su relación, no es correcto el equipararla al matrimonio. Los homosexuales ya tienen los derechos propios de todo ser humano. En Costa Rica no se castiga penalmente las relaciones entre personas del mismo sexo, no existe ninguna norma que les prohiba heredar, no existe ninguna norma que les prohiba afiliarse al Seguro Social, no existe ninguna norma que les prohiba tener acceso al crédito bancario, no existe ninguna norma que les prohiba convivir, no existe ninguna norma que les prohiba ser copropietarios, etc.

Algunos se preguntan: ¿por qué no pueden casarse entre sí si se quieren? La respuesta es muy sencilla. El simple hecho de que alguien quiera casarse con otra persona, no supone necesariamente que legalmente pueda casarse. Así, el varón a quien se le impide casarse con la mujer a la que quiere, solo por el hecho de que es su hermana, no puede quejarse de discriminación, como tampoco puede hacerlo la mujer a la que la ley no deja casarse con el hombre casado, al que dice amar.

Analizando el tema desde el punto de vista de la función social: ¿son equiparables las uniones homosexuales y el matrimonio? La unión estable y comprometida entre un hombre y una mujer es socialmente relevante porque de ella nacen, y en ella se desarrollan, los futuros miembros de la sociedad: es la propia subsistencia de la sociedad lo que está en juego. Analizando las uniones homosexuales desde ese mismo punto de vista (función social) nos encontramos que son estériles: de ellas no nacen hijos que sean fruto inmediato y directo de las relaciones sexuales habidas entre los convivientes, pero, además, resulta que no son especialmente aptas para que en su interior se desarrollen de modo adecuado los hijos fruto de otras relaciones; entre otras razones, por su altísima inestabilidad.

¿Violación de derechos?. Algunos afirman que, si no se reconoce el matrimonio homosexual, supuestamente se estarían violando los derechos humanos; sin embargo, en realidad no existe ninguna referencia al matrimonio homosexual ni en la Constitución Política de Costa Rica, ni en el Código de Bustamante, ni en la Convención Americana de Derechos Humanos, ni en el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, ni en la Declaración Universal de Derechos Humanos, ni en el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, ni en la Convención de la ONU sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer, ni siquiera se menciona en la Convención Iberoamericana de Derechos de los Jóvenes, ratificada por nuestro país, en la cual Costa Rica en forma expresa hizo la reserva, aclaró e interpretó que el Estado costarricense “reconoce el matrimonio entre individuos mayores de quince años y de diferente sexo”.

Lo que más preocupa es el impacto que eventualmente tendrá la aprobación de alguno de estos proyecto en la institución del matrimonio y en nuestra sociedad. Es diferente tolerar el comportamiento homosexual como fenómeno privado, a que ese mismo comportamiento sea aceptado publicamente, previendo el mismo en una ley de la República. Las leyes civiles estructuran la vida del ser humano en sociedad. Las formas de vida y los modelos en ellas expresados no solamente configuran externamente la vida social, sino que tienden a modificar en las nuevas generaciones la comprensión y la valoración de dichas conductas.

De legalizarse las uniones homosexuales, se modificarán valores fundamentales y se desvalorizará la institución matrimonial. Por el bienestar social de nuestro país los proyectos de ley deben ser rechazado.

Reacciones:

11 comentarios:

Estamos ante un asunto de ingenieria social. En España al legalizarse el matrimonio homosexual se ha modificado el Código Civil: ya no aparecen las palabras esposo y esposa, sino cónyuge A y cónyuge B; ni padre ni madre, sino progenitor A y progenitor B; se ha autorizado la adopción de niños por homosexuales; y llaman familia tradicional a la natural que conocemos, y nuevos modos de familia a estas que han ingeniado. Terrible. Animo, hemos de desenmascarar la mentira, y llamar a las cosas por su nombre.

Hola Francisco Javier!
Muchas gracias por su enriquecedor comentario.
Me servirá para hacer una relación entre lo que me cuenta de España y lo que está sucediendo en Costa Rica con los proyectos de ley, entre los que se encuentra la presión de la Comisió Internacionnal de Derechos Humanos para que se apruebe la fecundació in vitro, hasta ahora prohibida en nuestro país. Efectivamente coincido con usted que es una reingenieria social. Saludos desde Costa Rica y espero continuar en contacto con usted.

En España 1º se legalizó la fecundación in vitro, y años después la experimentación con embriones humanos. Todo nos ha ocurrido muy deprisa en unos pocos años. El aborto 1º era un delito despenalizado en el Código Penal, pero desde el año pasado se ha elevado a la categoría de "derecho" y por lo tanto así se enseña en las escuelas y universidad. Es un proceso gradual. En Costa Rica aún están a tiempo de evitarlo. Animo.

No podemos permitir que el matrimonio entre personas del mismo género sea aprobado en Costa Rica, y mucho menos que se les permita adoptar hijos e hijas y educarles bajo un modelo de vida no aceptado como pareja.
Debemos cuidar los principios y valores que han caracterizado a la sociedad costarricense y ser muy celosos y celosas de los anti valores que sutilmente quieren integrar.
Es totalamente inaceptable el que una pareja del mismo género pretenda educar y criar a una criatura. No es justo para el niño o niña, ya que se les estaría dando un modelo inadecuado de padre y madre.

Gracias Dollybeth por tomarse el tiempo de leer mi blog y dejarme unas palabras de aliento. Esta en nuestras manos, --las suyas y las mías-- luchar para que no se cambie el ordenamiento jurídico costarricense que hasta el día de hoy considera el matrimonio como una institución entre un hombre y una mujer; siendo el matrimonio la base esencial de la familia. Me anima saber que aun la mayoría de los costarricenses pensamos así.

Muchas falacias en el texto. ¿Las parejas hetero son necesariamente estables?. Hay parejas hetero que no procrean porque así lo deciden. Las parejas homo pueden adoptar y en muchos casos llegan a tener hijos biológicos provenientes de relaciones hetero, que son criados y muy bien, en el seno de la pareja homo. Prevalecen en el texto la ideología y los prejuicios de las taras represivas del judeo critianismo.

Gracias Alfonso por tomarse el tiempo de leerme y por dejar su opinión. Yo la respeto pero no la comparto. Mi nota de opinión se basado en la naturaleza y no en creencias religiosas. Lo cierto es que a simple vista dos hombres que sean pareja ó dos mujeres que sean pareja no es igual a un hombre y una mujer que sean pareja, principalmente por el hecho de la reproducción humana NATURAL. Lo cierto es que sin la unión heterosexual la raza humana se extinguiría. Resiva de mi parte un respetuoso saludo,

Solamente cuando se entiende la relación de pareja en términos exclusivamente reproductivos puede hablarse de que la homosexualidad no es natural. Los homosexuales por otro lado pueden reproducirse biológicamente como sucede todo el tiempo a través de relaciones heterosexuales. Cuando una pareja heterosexual tiene relaciones evitando la concepción, está ejerciendo su sexualidad en términos de placer y en esos términos son exactamente iguales las parejas homo y heterosexuales. Saludos cordiales.

Saludos Alfonso. En ética respetar la naturaleza del acto es vital. En cuanto al acto sexual los seres humanos lo hemos desnaturalizado: en la década de los 60 con el boom de la anticoncepción, los seres humanos nos centramos en el placer sin la "molestia" de la reproducción, a finales de la década de los setenta y durante toda la década de los ochenta, se desarrolló la tecnología para "reproduccirnos" sin la "molestia" de un compañero sexual. Todo centrado en los deseos sin valorar ni respetar la naturaleza. Pienso que esto tarde o temprano pasara la factura, porque la naturaleza no perdona nunca! Saludos!

Decis,
La unión estable y comprometida entre un hombre y una mujer es socialmente relevante porque de ella nacen, y en ella se desarrollan, los futuros miembros de la sociedad: es la propia subsistencia de la sociedad lo que está en juego.

Asi que una pareja heterosexual, si uno de los dos es esteril tampoco pueden casarse, ya que no pueden tener hijos.

Venga, dejaros de meterse con los demás.

Saludos,
Jordi

Yo no me meto con los demás.
Cuando "los demás" pretenden cambiar las leyes de mi país para equiparar cualquier tipo de unión al matrimonio, dando exactamente los mismos efectos tengo derecho a opinar.
De hecho muchos esos que hacen esas propuestas ni siquiera son costarricenses.
En todo caso, su argumento es absurdo: evidentemente la pareja heterosexual con problemas de esterilidad es la excepción que confirma la regla.
Ya discutir lo elemental: que los seres humanos nos reproducimos mediante el acto sexual... me resulta absurdo!
Saludos,
Alexandra

Publicar un comentario