viernes, 27 de julio de 2012

LA CIRUGÍA FETAL: ¡MARAVILLA TECNOLÓGICA!


Una ecografía tomada a las 17 semanas,
mostrando el crecimiento del tumor en la boca del feto
Cuando Tammy González vio, durante una ecografía, lo que parecía ser una burbuja gigante que nacía en la boca de su bebé aun no nacida, la alegría de su embarazo, se transformó en desesperación mientras los médicos le diagnosticaron un tumor poco frecuente y potencialmente mortal. La bebé tenía desde el techo de su boca un tumor del tamaño de un durazno, como si se tratara de una gigantesca burbuja en el líquido amniótico.
Ahora, dos años más tarde, se ha puesto de manifiesto por primera vez cómo su hija se salvó gracias a una operación pionera en el mundo, que se realizó con un rayo láser, mientras que Leyna – cuyo nombre significa angelito - todavía era un feto en el vientre materno.
Los cirujanos de la Universidad de Miami / Jackson Memorial Hospital, han esperado desde el año 2010 para anunciar formalmente la noticia de la operación en una revista científica antes de hacerlo público.-
"Ellos son los salvadores," dijo con lágrimas en los ojos Tammy González, de 39 años. "No estaríamos aquí sin ellos". Tammy, también tiene un hijo de siete años con su esposo Alain, de 38 años.
"Se puede imaginar todo lo que pasó por mi cabeza." ¿Qué es esto? se preguntaba Tammy González, quien luego se enteró que era un teratoma fetal por vía oral, un tumor poco frecuente que afecta a uno de cada 100.000 embarazos.
Las opciones que le dieron fue terminar el embarazo o esperar a que el bebé creciera a una etapa de viabilidad y guardando siempre la esperanza de que el problema pudiera ser corregido después del parto.
"Yo pensé: Tiene que haber una manera de salvarla". Empezamos a investigar. Le pregunté a mi ginecólogo si había alguna manera, de hacer una cirugía en la bebe mientras ella estaba en mi vientre ", dijo González.

Leyna González con los cirujanos
el Dr. Rubén Quintero (izquierda) y
la Dra. Eftichia Kontopoulos.
  
El ginecólogo la remitió al Dr. Rubén Quintero, un pionero en medicina fetal en la Universidad de Miami. Le advirtió que la cirugía para extirpar un tumor nunca antes se había intentado en el útero, pero que estaba dispuesto a hacerla.
Quintero y su esposa, la cirujano fetal Eftichia Kontopoulos, operaron mediante un endoscopio guiado por un ultrasonido. El corte sólo fue una pequeña incisión en el abdomen de la madre. Mediante el uso de un láser cortaron la masa en la boca del bebé, todo con la madre consciente y viendo la operación en una pantalla.
"Cuando finalmente se rompió todo el tumor y lo vi flotar, fue como si me hubieran quitado un peso enorme y por fin pude ver su rostro y fue perfecto."

Leyna González al nacer junto
a sus padres
Cinco meses más tarde, Leyna nació sin problemas, con un peso 8lbs y 1 oz. La única señal de su cirugía es una pequeña cicatriz en su boca.
Quintero dijo: "Esta es una oportunidad para ampliar el campo que hemos desarrollado, con esta capacidad para tratar los defectos de nacimiento en el útero, y dar esperanza a las madres."

Que el feto pueda ser tratado antes de nacer como si ya hubiera nacido, para solventarle problemas médicos o malformaciones morfológicas, es un gran avance para mejorar las condiciones de vida de los no nacidos y en sus derechos como persona.


Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario