miércoles, 10 de abril de 2013

Jérôme Lejeune

"Cada ser humano es para nosotros una persona"


He leído en el sitio web de Lifesitenews una anécdota del Dr. Jérôme Lejeune que he querido compartir con ustedes.
El Dr. Lejeune nació el 13 de junio de 1926 en Montrouge, París.  Profesor de la Facultad de Medicina de París y Director de Medical Research for The Michael Fund. Padres de la genética moderna, descubridor de la trisomía 21, que es la causa del síndrome de Down. Su labor fue minimizada por su compromiso a favor de la vida. Falleció el 3 de abril de 1994 en París víctima de un cáncer.
El mundo estaba a sus pies. No sólo era un joven investigador, médico guapo, apasionado por mejorar las vidas humanas, pero él fue el primero en hacer el avance en la genética, descubriendo el gen del síndrome de Down que es causado por la presencia de un cromosoma 21 extra.
La fama, la gloria y el prestigio se amontonaban sobre él por su descubrimiento. Aparecía su foto en las portadas de los periódicos nacionales. Se convirtió en asesor del presidente. Recibió el premio más importante en la genética. Era distinguido como  erudito, profesor e investigador.
Pero el Dr. Jerome Lejeune también era un hombre de verdad, comprometido con sus principios.
Un día la televisión nacional mostró una película sobre una mujer embarazada con un niño con síndrome de Down. La madre quería abortar a su bebé, pero las leyes de la época favorecían la vida de su bebé. Siguió un debate después de la película, en el que las personas abogaban por abortar a estos niños.
Al día siguiente, un joven con síndrome de Down irrumpió las labores del Dr. Jerome, con su rostro surcado por lágrimas de angustiada que estaban aún calientes.
"¿Por qué estás llorando", el Dr. Lejeune le preguntó.
El chico, de 10, no pudo expresarse, por lo que su madre le respondió: ". Él vio la película anoche, y no ha dejado de llorar"
En ese momento, el muchacho se arrojó a los brazos del médico y logró decir entre sollozos: "Ya sabes ... nos quieren matar ... Y usted tiene que salvarnos, porque somos demasiado débiles ... y no podemos hacer nada. "
La hija del Dr. Lejeune, Clara Lejeune Gaymard, cuenta como éste día su padre se convirtió en el héroe de los que no tienen voz. Ese día su padre llegó a casa para el almuerzo. Su rostro era blanco grisáceo mientras relataba a su familia lo que le acababa de ocurrir.
Luego dijo estas palabras que su hija siempre recordará: ". Si no los protejo, no soy nada"
A partir de ese momento, el Dr. Jérôme Lejeune siempre habló abiertamente en contra del aborto y se convirtió en un campeón de la defensa de la vida en el vientre materno.

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario