viernes, 2 de noviembre de 2012

¿Hubo realmente amor?


Desde China, una historia que nos describe cómo la humanidad ha ido por un camino equivocado donde la dignidad de todo ser humano se ha devaluado.
Cuando el aborto le da permiso a la gente para llevar una vida sin tener que hacerle frente a las consecuencias propias de sus actos, y a eso se agregan prácticas de bioéticas que parecen sacadas de la obra de Aldous Huxley "Un mundo Feliz", permitiendo a las parejas a diseñar genéticamente seres "perfectos" suceden cosas como las que voy a relatar.
Un hombre en China se divorció y luego demandó a su ex-mujer por haber dado a luz, a lo que él llamó una niña "muy fea". Inicialmente, Jian Feng acusó a su esposa de infidelidad, puesto que estaba seguro que él nunca podría engendrar descendencia tan poco atractiva.
Cuando una prueba de ADN le demostró que la bebé era suya, la esposa de Feng confesó que  antes de que se conocieron, se había sometido a una cirugía estética en Corea del Sur.
Entonces Feng demandó a su ex esposa por engaño, por no decirle acerca de la cirugía plástica, pues alegó que le hizo creer que era hermosa.
Pues, aunque ustedes no lo puedan creer... ¡este hombre ganó la demanda! Inaudito: Un juez estuvo de acuerdo con el argumento de Feng y ordenó a su ex-esposa que desembolsar más de $120.000.
Al ser entrevistado Fen dijo: "Me casé con mi esposa por amor, pero tan pronto como tuvimos nuestra hija, comenzaron nuestros problemas matrimoniales (...) Nuestra hija es muy fea, hasta el punto en que me horroriza".
¿Hubo ahí en algún momento amor? ¿Realmente amaba Jian Feng a su esposa? En mi opinión nunca la amó.
A diferencia de la triste historia de Jian Feng, la hisoria de Celestino y Ángeles, es una historia de verdadero amor. Están juntos desde 1952. Durante muchos años, Ángeles siempre tuvo muchas atenciones para con su esposo. Dice su esposo Celestino: “Siempre pendiente de mí, de lo que yo necesitara”.
Ahora ella está enferma de Alzheimer. ¿Y qué hace él? Coge todas sus cosas y se van juntos a una residencia de enfermos de Alzheimer. Se interna junto a ella, aun cuando él no lo necesita solo para tenerla cerca, para cuidar de ella.

En la relación de JIan Feng con su mujer nunca hubo amor. En cambio en la relación de Celestino y Ángeles: ¡amor 100% puro!

Fuente: Puedes leer la historia de JIan Fen en estos enlaces:

Puedes leer la historia de Celestino y Ángeles en este enlace:

Reacciones:

1 comentarios:

La demanda parece insólita francamente, pero lo que sorprende Alexandra, lo que realmente quita el aliento es cómo un juez, una persona que ha pasado por el proceso de formación universitaria, formación en humanidades, etc... sea capaz después de la sana crítica, dar semejante veredicto. ¡Es un misterio!

Gracias por el maravilloso post.

Publicar un comentario